por Alba Braza Boïls

Pure Data (hamar) parte de las resistencias con las que se encontró el pensamiento Ilustrado en el contexto vasco, resumido en el caso de la introducción del sistema métrico decimal como un valor abstracto y universal.

sexto-sentido-2

 

  • ¿Cómo surge Pure Data (hamar), en qué contexto y con qué precedentes?

El proyecto expositivo Pure Data (hamar) responde a una invitación desde Tratado de Paz, un proyecto que dirige Pedro G. Romero y que tiene entre sus objetivos el de actuar en el contexto de la celebración del bicentenario de la quema, destrucción y asedio de la ciudad de Donostia-San Sebastián en 1813. En ese marco decidí indagar sobre la introducción del sistema métrico decimal en el territorio guipuzcoano, un proyecto que dio paso y se articuló como una exposición. Tengo que decir que el lugar elegido para presentar Pure Data (hamar) fue en este caso determinante; ya que ocupamos los bajos de la catedral del Buen Pastor, un lugar con una fuerte carga simbólica y con unas condiciones físicas –de conservación un tanto especiales, inadecuadas. Hasta qué punto la elección de este espacio ha determinado el propio trabajo y su mutación en el tiempo, es algo que en gran medida queda reservado para aquellos que lo visitaron. Por supuesto, el hecho de estar en los bajos de una catedral, en un espacio habitualmente destinado a la Catequesis, situado a pocos metros de tumbas y altares, tenía que tomar parte de una manera activa en todo el proceso. El campo de visión debía abarcar por un lado las matemáticas ilustradas, y por otro el sentido teológico de la contabilidad, el número y su función determinante en el celestial gobierno de lo sagrado. El antecedente inmediato de este proyecto es la exposición que realicé en Montehermoso Kulturunea (Vitoria-Gasteiz) con el título La Lana. Un proyecto basado en los rituales de celebración colectivos, que cuestionando las formas de representación del entusiasmo y el rechazo tomaba como modelo o caso de estudio a la propia ciudad de Vitoria-Gasteiz. Es un proyecto en el que aun sigo trabajando desde diversos frentes. En primer lugar en una publicación catálogo de la exposición, y por el otro, a través de un programa sobre la escucha y lo sagrado llamado Hirugarren Belarria (el tercer oído) del cual he organizado varias ediciones en colaboración con el artista sonoro Xabier Erkizia.

  • Cuando, en Pure Data (hamar), tratas la problemática de la introducción/imposición del sistema métrico decimal, ¿estás más interesado en analizar los cambios que se produjeron, o la resistencia que hubo hacia él?

Pure Data (hamar) es un proyecto en contra del sistema métrico decimal. Eso no quita que el vídeo de la exposición durara exactamente 10 minutos, o que la publicación de textos y otros materiales que se podían encontrar en la exposición estuvieran organizados en series del 1 al 10. El significado de estar “en contra” implica muchas veces tal proximidad con el objeto “contrario” que surgen fluctuaciones imprevistas. Pero no cabe duda que es mucho más interesante pensar en las reacciones contra (en general y en este caso concreto), que en las que asimilaron felizmente el nuevo régimen. Joaquín de Yrizar, un carlista que fue alcalde de Bergara, escribió un texto magnífico titulado Memoria sobre lo absurdo del sistema métrico decimal con unas observaciones muy agudas que han  sido fundamentales para el proyecto Pure Data (hamar). Yrizar, en su texto, denuncia el triunfo económico absoluto de la división entre cualidades primarias y secundarias que en su día planteaba Galileo, y en la que se priman la medida, el peso, y la longitud de las materias, y no por ejemplo, el color, el sabor o el olor de las mismas… Yrizar se retuerce ante la cantidad de matices y sensibilidades que, amenazadas por el nuevo vocabulario que el novedoso sistema promulgaba, terminaron por desaparecer. Por no hablar de su exigencia a los reyes de España para que organizaran una comisión negociadora con el Papa Pio XI, ya que él afirmaba justamente que el conflicto era un problema de orden teológico. Un problema referido al marco de entendimiento material y simbólico básico.

sexto-sentido-5

  • En Pure Data (hamar) no sólo pones en tensión el sistema métrico decimal actual, sino cualquier posible código de ordenación de la realidad, ya sea matemático, rítmico, melódico, histórico o divino… ¿De qué manera traduces todo ello en música e imágenes?

Yo no lo llamaría, o no lo entiendo, como un ejercicio de traducción. Digamos que desarrollo ciertas estructuras que de alguna forma se adecuan entre ellas, pero no coinciden, ni trato de que lo hagan. Más bien pienso en que las cosas se dejen hacer, claro que no hay modo de librarse de las analogías y las coincidencias que entre los diversos lenguajes empiezan a darse nada más empezar a trabajar con el material. Digamos que en Pure Data (hamar) me interesa inmiscuirme en esos sistemas que conforman algo así como el bajo continuo de nuestra percepción y de nuestros marcos de actuación. Por un lado, la cercanía entre el contar y el cantar era una cosa que vertebraba muchas de las piezas que realicé… la métrica popular, medir las cosas materiales, contar los votos, el censo de la población o el cambio en los patrones de medida. En este punto, quizás sea importante señalar que mi interés por estas resistencias al Sistema Métrico comenzaron con unos bertsos que encontré de Iparraguirre (bardo del siglo XIX). Si contraponemos los bertsos con el sistema métrico decimal ya estaríamos hablando de diversas maneras  de ordenar la realidad. Como decía, se trata de pensar en estos marcos formales que determinan las actuaciones que los individuos lleva a cabo, de cómo se vuelven invisibles e invisibilidad a su vez, de cómo se van naturalizando las acciones y la percepción humanas. En primer lugar estaría el lenguaje hablado, sería el elemento principal en esta edificación de la realidad, con sus cuantificadores y definiciones de las cosas. Y si vamos a pensar en otro tipo de aspectos, en lo sobrenatural, pues resulta que esto tampoco escapa a los sistemas de ordenación. Durkheim apuntaba que para poder nombrar los hechos como sobrenaturales, era preciso tener la percepción de que existe un orden natural de las cosas, con relaciones necesarias que se pueden explicar a través de las leyes, esto es, los productos de las ciencias positivas. Y ya se sabe que aunque el universo se ordene mecánicamente y nos empeñemos en buscar una realidad en un afuera que sea aprehensible y comunicable, siempre quedan puntos ciegos.

sexto-sentido-4

  • La obra final en la que materializas todo el proceso de investigación es mediante la presentación de documentación real  y ficticia, de collages, o de series de dibujos que tienen cierta apariencia de espontaneidad o de rapidez. ¿En qué lugar te interesa situar el proceso de investigación respecto a la obra final?

Bien, no se en qué momento se podría hablar de obra final en este caso. Sobre todo teniendo en cuenta que las obras sufrieron distintas mutaciones debido a las condiciones climáticas del espacio en el que se expusieron. Sobre todo las tablas en las que se presentaban diversas constelaciones de imágenes. Estos elementos marcaban el ritmo de la exposición, y pasados unos meses su apariencia remitía a algo que podría ser calificado como de driping -puntillista- con resonancias naturistas. Los hongos se apoderaron de las superficies que no cubría las pintura en las tablas de madera. El mayor problema en esta dicotomía que apuntas entre obra e investigación (a parte del lugar común en el que se ha convertido el asunto) sería pensar que, evidentemente, hay una manera de diferenciar ambas. Me resulta difícil pensar cuáles han sido los momentos de ejecución y cuáles los de introspección, porque la exposición ha consistido en una operación de diseño integral del lugar. Y es que gran parte del trabajo parecía que había sido realizado de manera previa, que estaba ya contenido en el espacio: las habitaciones pintadas cada una con un color, los muebles construyendo figuras geométricas, la atmósfera de clandestinidad que rezumaba la sala de cine…

sexto sentido 1

  • En algunas ocasiones, has afirmado que la introducción del sistema métrico decimal no sólo se trata de un cambio económico, sino político. ¿De qué manera trasladas esta idea en tu obra?

En este punto puede ser interesante referirnos a las investigaciones realizadas por Giorgio Agamben, de sus estudios en torno a los paradigmas políticos derivados de la teología cristiana. Para empezar, afirma que la economía es un paradigma teológico secularizado. Esta noción (concebida como un orden inmanente, doméstico y no político en sentido estricto) habría reemplazado a la teología política y sus derivados: las nociones de soberanía etc. Desde esta perspectiva, la historia humana en general, y en particular la acción humana, no deberían estar vinculadas a un problema político, sino de pura gestión, a lo que hoy en día denominamos management. Si los cambios que la era moderna trajo consigo son entendidos como una continuidad -una depuración eficaz del modelo administrativo descrito, hablaríamos de un nuevo y viejo mundo gobernado (espiritualmente) por el número, la estadística y el porcentaje. Es por ello que las propuestas mas interesantes de volver a pensar lo común y la comunidad, provengan de un empeño por enfrentarse al número (en sus múltiples variaciones) reivindicando formas de lo inconmensurable.

sexto-sentido-3

  • ¿En qué punto está Pure Data (hamar) en estos momentos?

En este momento estoy trabajando con el archivo de un jesuita llamado Padre Laburu y la noción mística de Loqüela recogido en los Diarios de San Ignacio de Loyola, y en concreto, de una experiencia que él denominó Loqüela. Se trata de un don que consiste en una especie de habla celestial que solo es posible escuchar interiormente. La devoción y la contabilidad encuentran sin duda, un fuerte anclaje en los escritos de Íñigo de Loyola, y en su concepción ejercitante del alma humana. Una contabilidad infinita si se quiere, puesto que la deuda a la que se ha de hacer frente es de naturaleza inagotable.

Imágenes:

Sexto Sentido 2
Sexto Sentido 5
Sexto Sentido 4
Sexto Sentido 1
Sexto Sentido 3

Dibujos sobre papel, 22 X 17cm / 2013

Cortesía del artista
Oier Etxeberria. Azpeitia (Guipúzcoa), 1974